Lugares de Mexico
 
 


xico

Devoción, Tradición y Diversión: La fiesta de Santa María Magdalena en Xico.

(Estado de Veracruz)

Xico pertenece a la zona montañosa del oeste del Estado de Veracruz. Como muchos de los pueblos de la región, ha sido edificado en las laderas de una loma: su calle principal se eleva en pendiente suave hasta la cumbre coronada por un gran edificio religioso, la parroquia dedicada a Santa María Magdalena. Xico está rodeado de volcanes: atrás de la parroquia, se divisa la silueta imponente del Cofre de Perote; enfrente, un pequeño volcán semejante a un molcajete, el Acamalín; y en dirección al este, aparece a veces entre nubes el cono perfecto del Pico de Orizaba.

Xico -más bien Xicochimalco, su verdadero nombre- fue uno de los primeros pueblos que atravesó Cortés en su marcha hacia México. Cortés lo describe en su Carta de Relación como "una villa muy fuerte y puesta en un recio lugar". El Xico que conoció Cortés era probablemente Xico Viejo, el antiguo asentamiento del pueblo, situado más arriba en las laderas del volcán, donde se han encontrado restos de construcciones prehispánicas. Los franciscanos trasladaron el pueblo en un lugar menos "recio" donde fundaron el Xico actual.

Xico ha conservado muchas de sus casas coloniales de fachadas estrechas y patios alargados, llenos de flores y de jaulas colgadas de los arcos. Todas las calles del pueblo convergen hacia la iglesia principal, rodeada de un gran atrio. El edificio ha sufrido múltiples transformaciones desde su fundación en el siglo XVI, es hoy un edificio bonito de estilo más bien neo-clásico que los xiqueños conservan con un cuidado que refleja su devoción hacia la santa patrona del pueblo.

Los xiqueños no recuerdan porqué ni cuándo la iglesia fue dedicada a Santa María Magdalena -recurren a la tradicional leyenda de la mula que llegó frente a la iglesia con una caja que contenía su imagen y que no quiso moverse del lugar-. Es probable que Xico haya sido colocado en los primeros tiempos de la conquista bajo la protección de un santo guerrero, como San Miguel, como era costumbre. Pero ya en el siglo XVIII, María Magdalena era la santa patrona de Xico.

María Magdalena fue un personaje controvertido de la historia de la Iglesia -lo es hasta el día de hoy-, como lo ilustró recientemente la polémica originada en la publicación de una novela, best-seller mundial durante largos meses. Conocida en los primeros tiempos de la cristiandad como pecadora "famosa por el extravío de su vida, el desarreglo de sus costumbres y la liviandad de su conducta", María Magdalena fue luego presentada -y su culto promovido- por la Iglesia como un modelo de arrepentimiento y penitencia.

Las dos facetas de la Santa están representadas en Xico a través de dos imágenes muy distintas. En el altar mayor de la iglesia, María Magdalena está representada recostada a los pies del Cristo, su larga cabellera desparramada por su espalda desnuda, su bonita cara radiante de felicidad. Lleva joyas regaladas por sus fieles. La otra imagen, la que las magdalenas -las mujeres que cargan a la imagen- llevan en andas por las calles del pueblo, tiene los rasgos austeros de una virgen española de la edad media y sus vestidos, aunque lujosos, no dejan a la vista más que su cara y sus manos.

Esta segunda imagen es objeto de un culto popular muy peculiar. Para pedirle un favor o pagar una manda, sus devotos le obsequian a lo largo del año vestidos, joyas, pelucas o perfumes. Cada Gobernador del Estado tiene también costumbre de ofrecerle un vestido durante su mandato. Los vestidos, muy parecidos a vestidos de novia o de fiesta, son confeccionados por costureras del pueblo -las que conocen las medidas de la Santa- en telas finas y adornados con encajes, perlas y lentejuelas.

Son tantos los vestidos que ha recibido la Santa -se dice que es la mujer mejor vestida de México- que se ha creado hace unos años un pequeño museo en el Patio de las Palomas, detrás de la iglesia, donde se exhiben varios centenares de vestidos escogidos entre los más bonitos. El más antiguo remonta al año 1923, el conjunto en sí es un buen resumen de la moda femenina desde entonces. El museo conserva también un dosel de una fiesta anterior y una colección de frascos de perfumes, todos regalos hechos a la Santa.

La devoción a María Magdalena congrega a los habitantes de Xico y de las comunidades de la región. Se identifican con ella, tratan de complacerla -ya que de otra manera se podría enojar- homenajeándola con una fiesta bonita y alegre: la Santa, "muy milagrosa", es también "fiestera", "pachanguera". El día de Santa Magdalena es el 22 de julio pero las festividades se extienden durante todo el mes de julio y mezclan actividades religiosas en las cuales se reconocen creencias cristianas y prehispánicas, con otras profanas como la xiqueñada y la corrida de toros.

La fiesta es una creación de los xiqueños, les pertenece, descartan unas costumbres y les agregan otras, la reinventan cada año.

La organización de la fiesta está a cargo de varias parejas de mayordomos -los "mayordomos de la flor" y los "mayordomos de la imagen"-.

Los "mayordomos de la flor" organizan la recolección de flores de cucharilla necesarias a la elaboración del arco. Se necesitan varios camiones para transportar todos los voluntarios en la región de la laguna de Alchichica donde crecen estas cactáceas. La peregrinación es un acto ritual y se deben respetar ciertas reglas y prohibiciones y también, antes de cortar las plantas, hacer una ofrenda a Juan del Monte, personaje mítico, quizás lejano descendiente de algún dios totonaco de la naturaleza.

Las flores -se necesitan unas 400 plantas para decorar un arco que mide cerca de 17 metros y también bejucos- están almacenadas cerca de la capilla de Cristo Rey. Durante los 15 días siguientes, unas decenas de hombres trabajarán en las escaleras de la capilla bajo la lona que les protege del sol y de la lluvia en la decoración del arco, fijando con paciencia miles de "pétalos" de cucharilla sobre bejucos. El arco será llevado en hombros por unos 50 hombres y colocado en la fachada de la iglesia donde permanecerá hasta que se marchiten las flores, un mes o mes y medio después.

Las demás actividades están organizadas por los "mayordomos de la imagen", tienen también que cuidar la imagen, supervisar la decoración de las calles, las procesiones, danzas y veladas y recibir los regalos hechos a la Santa; tienen también que ofrecer comida a todo el pueblo.

Durante todo el mes de julio, se realizan en la noche las Velas del Vestido en las casas de las familias que los obsequian -a veces tuvieron que esperar varios años para tener este privilegio-. Se ofrece pan y champurrado, también pedazos de tela del vestido, a los que esperan en la calle para entrar a la casa y conocer el nuevo vestido. La imagen de la Santa espera también en la calle bajo su nuevo dosel -este año era de vidrio y hierro forjado-. Al final de la velada, se la viste con su nuevo vestido que conservará hasta la próxima velada, el día siguiente.

El día 20, al amanecer, aparece en la calle gente con sacos llenos de aserrín de diferentes colores, plantillas y coladores. La meta es dibujar una alfombra en la calle principal, desde la entrada del pueblo hasta la puerta de la iglesia -el recorrido de la procesión que tendrá lugar en la noche-.

Cada manzana tiene su equipo y sus plantillas propias con todo tipo de motivos, unos aludiendo a la fiesta -máscaras, toritos-, otros a la naturaleza ó la historia, hay también mándalas y rehiletes.
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Mapa de Xico Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

La costumbre de hacer alfombras de aserrín es relativamente reciente, los xiqueños la "importaron" de Huamantla.

El mes de julio es muy lluvioso en Xico y no es común que sobrevivan las alfombras hasta la hora de la procesión pero este año, gente del pueblo y visitantes pudieron aprovechar la tarde soleada para pasear en la calle, evitando pisar el trabajo ya realizado por los artistas. Más de un perro, abusado por la palabra alfombra, tuvo que huir precipitadamente dejando tras de sí una nube de polvo de todos colores. A las nueve de la noche, la Santa empezó a subir la calle, con paradas en cada esquina, y llegó a la iglesia magníficamente decorada donde se celebró una misa.

Otra actividad característica del día 20 es la procesión de toritos. Mientras se elaboran las alfombras de aserrín en la calle principal, en las calles paralelas una procesión se forma con los toritos regalados por los barrios, las familias o las comunidades. Hay toritos grandes y pequeños, incluso toritos "individuales", todos tienen un cartel con su nombre -el Aguador, el Bullanguero, el Andariego o el más grande de todos, el Jefe de los Jefes- y el nombre de los donadores.

Los toritos corren en la calle, precedidos por el sonido de los cencerros que los "cencerreros" cargan en la espalda. Los "cencerreros", blandiendo un bastón -en general una raíz de cafeto-, guían el torito y el grupo que lo acompaña. La caravana avanza lentamente, los toritos remolineando con gracia y equilibrio, los cencerros respondiéndose de esquina a esquina. Al final de la mañana, los toritos se juntan todos en el atrio de la iglesia para una última danza: son más de 300 toritos los que se han obsequiado a la Santa este año, las "encamisadas" -las quemadas de los toritos- durarán hasta el fin del mes de julio.

En todas las actividades -procesiones, veladas, subida del arco- participan grupos de danzantes. Interpretan danzas tradicionales, como la danza de Santiagos -la clásica representación de la lucha entre moros y cristianos, la danza de los Tocotines- la conquista de México a través de tres personajes, Cortés, Cuauhtémoc y la Malinche y la danza de las Bandas Cruzadas. Hace 10 años, surgió una nueva danza, de los Payasos, y es la que más integrantes tiene al día de hoy. Los payasos tienen el rostro cubierto con paliacates y máscaras, llevan un bonete en forma de cono y un amplio mono de tela estampada. Los desplazamientos de los grupos están vigilados y dirigidos por los "Negros separados". Los danzantes se mueven al son del violín y de la vihuela que tocan piezas tradicionales.

Los días siguientes, tienen lugar la xiquenada -versión veracruzana de la pamplonada- y la corrida de toros. La fiesta de Santa María Magdalena no se terminará realmente hasta el final del mes de agosto con la bajada del arco. Pero no habrá que esperar el año siguiente para presenciar una fiesta en Xico: el pueblo tiene 22 capillas de barrio. Las fiestas de barrio se agregan a las del calendario litúrgico tradicional, Xico celebra fiestas todo el año.

Xico está experimentando fuertes cambios, con la apertura al turismo y la llegada de nuevos habitantes, dueños de residencias secundarias, lo cual conlleva más cambios -como el proyecto controvertido de establecer un Walmart en el centro del pueblo-. Las fiestas son para los xiqueños un modo de rescatar su memoria, de mantener la cohesión social, de reafirmar su identidad frente a un mundo en plena mutación. Y para los viajeros, es la oportunidad de descubrir las tradiciones y costumbres de esto pueblo bonito, fiestero y muy hospitalario. Xico ha sido declarado Pueblo Mágico el 15 de septiembre 2011.

Cómo llegar a Xico:
- En automóvil: Una buena carretera conecta Xico con Xalapa (unos 20 Km.). Pasa por Coatepec, una ciudad de arquitectura muy interesante, declarada Pueblo Mágico en 2006.

- En transporte colectivo: Los camiones procedentes de la ciudad de México llegan en la terminal CAXA de Xalapa. De ahí, se toma un taxi a los Sauces (Terminal de autobuses Excélsior). Salidas a Xico cada 15 min. desde las 5:00 am hasta 11:00 pm. (30 a 45 minutos).

Dónde comer en Xico:
- Hay muchos restaurantes en Xico y se come muy bien. Se tiene que probar el mole local -más dulce que el de Oaxaca o Puebla- y también platillos locales como el Xonequi (caldo de frijol negro, bolitas de masa, aromatizado con una hierba silvestre que le dio su nombre) y las mil y una variedades de tamales locales: alarchis (de hongo llamado alarchi), xocos, canarios, entre otros -sin olvidar los postres-.

El Mesón Xiqueño -en la calle principal, Miguel Hidalgo # 148- es una buena opción.

- Xico tiene hoteles de todas categorías. El hotel El Cortijo de los Morales (en la calle Miguel Hidalgo villaselcortijo@hotmail.com tel: 01(228) 8131471, muy céntrico, tiene bonitas habitaciones en medio de un gran jardín. Algunas haciendas de los alrededores (por ej. la hacienda Zimpizahua) han sido transformadas en hoteles.

Qué comprar:
En la calle principal de Xico, la calle Hidalgo, varias tiendas ofrecen varios tipos de mole en pasta, café orgánico de la región, mermeladas, miel y licores: el "verde", hecho con varias hierbas, y el de "moras". Unas panaderías -Las Brujas, el Danubio Azul- venden un excelente pan.

Datos útiles:
Los paisajes alrededor de Xico son de una gran belleza y es un buen lugar para realizar turismo ecológico -observación de aves, visita de fincas cafetaleras, excursiones a las cascadas, senderismo-. Guía de turistas certificado: Heriberto Mávil Pozos. Cel (045) 22 81 43 22 66. www.jalapa.gob.mx/turismo/heriberto-mavil-pozos Mail: ecotur_@hotmail.com / heriguia@gmail.com

- Fabricante de máscaras: Reynaldo Tepo Mapel. Calle Los Campos # 22. Xico

- Pintor: Miguel Ángel Pozos Hernández.

Referencias Bibliográficas:
- Xico, el pueblo de María Magdalena. Quitzé Fernández. Conaculta. 2007.
- La fiesta patronal de Xico, Veracruz. Tradición oral y festividad. Maria Madrazo Miranda y Marco Urdapilleta Muñoz. Ciencia Ergo Sum. 2008. Universidad Autónoma del Estado de México.

Referencias:
Secretaría de Turísmo Estado de Veracruz.
Ruta de la Niebla.
Xicochimalco.

Texto Anne Bonnefoy
Fotografía Anne Bonnefoy

Todos los Derechos Reservados © 2011 - 2017
Última actualización de información: Septiembre 2011

Chipilo Hierro Fundido
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2017 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari