Lugares de Mexico
 
 


San Miguel Tolimán

Tres Tolimanes y un Chimal:
Las capillas - oratorios y la fiesta patronal
en San Miguel Tolimán

(Estado de Querétaro)

La carretera que, desde Querétaro, se dirige a la Sierra Gorda pasa por el pueblo de San Pedro Tolimán, centro de un rombo imaginario delimitado al sur por la Peña de Bernal, al Oeste por el Cerro Zamorano, al Este por el Cerro Frontón y al Norte por el Cerro Boludo.

El espacio así definido no tiene homogeneidad física, está compuesto de tipos de paisajes muy variados, tierras bajas y zonas montañosas, zonas fértiles y zonas semi-desérticas. Pero dentro de este territorio de invisibles fronteras convivieron Chichimecas o Pames, los originales habitantes del lugar, con Otomíes y Españoles. Y en este lugar se desarrolló una cultura socio religiosa singular, producto del sincretismo entre estos tres grupos humanos.

San Pedro Tolimán -en náhuatl “lugar donde abunda el tule”- fue fundado como presidio en 1532. Al igual que los presidios vecinos de Cadereyta y Vizarrón, tenía como propósito tanto la protección de la recién fundada ciudad de Querétaro como la conquista y la pacificación de la Sierra Gorda. Los Españoles llegaron con unos frailes franciscanos quienes fundaron el convento de San Pedro Tolimán y unos aliados indígenas, los otomíes de la región de Xilotepec.
Ellos se asentaron en la región, y particularmente alrededor de San Pedro y San Miguel Tolimán.

La pacificación fue muy lenta, los Pames oponiendo una tenaz resistencia a los invasores desde las lomas donde se refugiaron. Fue hasta el principio del siglo XVIII cuando los frailes lograron bautizar en San Miguel Tolimán al primer Pame quien recibió el nombre de Bartolomé Sánchez; en este sitio, cuenta la tradición, se edificó la capilla conocida hoy como de Don Bato. Los inconformes con la nueva religión se internaron en la Sierra Gorda, en el territorio montañoso que se extiende desde Santa María Acapulco hasta San Luís de la Paz, donde se hicieron olvidar sin jamás rendirse.

San Pedro Tolimán es cabecera de un municipio de alrededor de 25,000 habitantes que cuenta con dos Tolimanes más: San Pablo y San Miguel Tolimán, además de varios ranchos y pueblitos en las laderas de las montañas -Maguey Manso, Bomintza, Mesa de Ramírez, el Saucito, entre otros.

Las capillas - oratorios familiares.
Las capillas-oratorios no son exclusivas de la cultura otomí-chichimeca, sino que existen también en unas comunidades mazahuas del Estado de México. Sin embargo, la mayor concentración de capillas la tiene el municipio de San Pedro Tolimán -cerca de 200 capillas inventariadas- y en este municipio, los pueblos de San Pablo y San Miguel Tolimán.

Los habitantes de estos pueblos están divididos entre “descendencias” o sea entre linajes (Don Diego, Reséndiz, Sánchez, Luna, etc); cada descendencia, según su tamaño, construyó una o varias capillas. Las capillas pueden llevar el nombre de la descendencia (Capilla de los Granado), el nombre de su constructor (Capilla de Don Bato) o su profesión (Capilla del Pintor) o describir un lugar (Capilla Ndodo Chica/Piedra Chica). Están dedicadas a diversos santos o santas, la Virgen de Guadalupe o la Santa Cruz.

Son construcciones pequeñas (desde 3 metros de largo hasta 15 metros para la más grande) con bóveda de cañón corrido, hechas de piedras pegadas con tierra o con cal. Los gruesos muros son lisos y la decoración exterior escasa: ocasionalmente, la puerta tiene un marco de cantera labrada o un dintel con algún motivo de argamasa. El estilo de construcción es característico del siglo XVIII, pero cuando han conservado sus fechas de construcción, éstas apuntan al siglo XIX y hasta al siglo XX - 1843 en la Capilla de Don Bato, 1913 en la Capilla de la Peña. En San Pablo, los dueños de la Capilla de los Roque afirman que ha sido edificada en el año 1806, lo que haría de esta capilla la más antigua de la zona.

Frente a la puerta de la capilla, que sea lateral o frontal, se encuentra el calvario, cubo de mampostería con un nicho que contiene alrededor de una gran cruz, varias cruces pequeñas. El calvario está rematado por otra cruz o una pequeña cúpula; en San Pablo, esta cúpula se llama “granada”, una fruta que crece en abundancia en la región. El calvario marca el lugar donde murió el antepasado fundador de la descendencia, el hombre “meco” o la mujer “meca”, o sea chichimeco o chichimeca, y allí se le rinde culto. Unos muros bajos uniendo capilla y calvario delimitan un patio parecido al atrio de una iglesia.

Las capillas tienen en general poca iluminación, la escasa luz llega a través de una linternilla en el techo o de un ojo de buey con aberturas formando una flor o un sol. Todas cuentan con un altar sobre el cual ha sido depositada una gran cantidad de pequeñas cruces de madera tallada o pintada -representando a los “xitas”, los antepasados muertos- junto a flores de papel, guirnaldas y veladoras. Las imágenes de los santos a los cuales está dedicada la capilla han desaparecido o han sido trasladadas al altar familiar dentro de la casa.

Varias capillas -de Don Bato, de San Diego, Ndodo grande, de los Luna, Reséndiz, del Pintor, entre otras- han conservado sus pinturas originales: paredes y techo están recubiertos de dibujos ingenuos de color rojo veneciano, ocre, negro, azul y blanco. Sus autores han representado escenas cristianas o elementos de la naturaleza -sol, luna, ciervos, estrellas-. La linternilla es el corazón de una enorme flor de cuatro pétalos, en los cuales han sido incrustados platones de Talavera. Entre muchos motivos interesantes, podemos mencionar los ángeles músicos de la Capilla de los Luna, la Cruz “espinada” otomí de la Capilla de San Diego y la cortina “a la italiana” que se abre arriba del altar de la Capilla de Ndodo Grande.

Una tal concentración de capillas lleva al visitante el menos curioso a interrogarse sobre el origen de esta epidemia arquitectónica. Lo más probable es que los Franciscanos hayan alentado a la construcción de las capillas para cristianizar el culto otomí a los ancestros. De parte de sus constructores, la capilla debió de representar tanto una fuente de prestigio social como una manera encubierta de preservar y transmitir sus creencias. De cierta manera, ambos han logrado su propósito y hasta el día de hoy, se siguen llevando a cabo en las capillas muchas ceremonias, unas ligadas al calendario católico y otras a cultos locales o eventos familiares -despedida de la novia de su descendencia, velorios, rezos y velaciones de danzantes-.

No todas las capillas se encuentran en buen estado, se ve más de una con su bóveda cuarteada o arruinada. Algunas sirven de casa habitación -la antena de televisión emergiendo de la linternilla- otras de bodega o de corral.

Recientemente, empezó un programa de restauración con fondos públicos y algunas capillas en San Pablo como el San Miguel han sido arregladas, tal vez en demasía.

El levantamiento del Chimal (escudo) en la Fiesta patronal de San Miguel Tolimán.
La Fiesta de la San Miguel a finales de septiembre congrega a todos los habitantes del pueblo, incluso muchos de los que viven en otras ciudades o han emigrado a Estados Unidos. Su organización está a cargo de tres mayordomías: la mayordomía de los Cargueros -que fabrican y levantan el Chimal-, la mayordomía de la Danza de San Miguel y la de los Xitales. Los preparativos inician desde el mes de mayo con la formación de las cinco cuadrillas de danza, cada una representando un barrio y teniendo a su cargo un San Miguel Peregrino, réplica del original que se encuentra en la iglesia. El San Miguel “original” es una pequeña figura, de tez muy morena y casco dorado, que, según la tradición, ha sido traído por los primeros franciscanos que llegaron a la región.

Durante los seis días de la fiesta, los danzantes -niños y niñas de entre 6 y 14 años- ejecutan la Danza de la Conquista. Están divididos entre Españoles (Cortés, Alvarado, Tejada, Solís, Alférez, “Roja”, soldados, Españolas), vestidos de un sencillo traje azul marino con listones de color en el costado, e Indios (Chimal, Monarca, Cuauhtémoc, Tlaxcala, Texcoco, Chalco, Malinches, princesas y flecheros).
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Mapa de San Miguel Tolimán Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

Los Indios llevan una capa de satín rojo con un San Miguel de lentejuelas en la espalda y coronas doradas de cartón o de hojalata. Bailan al ritmo de sus sonajas y recitan los versos que corresponden a los personajes que representan. Soldados y flecheros hacen ondear las banderas españolas o mexicanas, simulando peleas con mucha convicción. Cada cuadrilla tiene sus músicos -un violinista y dos tamboreros-.

El día 26, mientras que los danzantes bailan en frente de la iglesia, los Cargueros del Señor San Miguel construyen el Chimal: un armazón de carrizo de más de 20 metros de largo por tres de ancho, rematado por una cruz, que posteriormente adornan con “cucharillas” (hojas de sotol). Las hojas más blancas están reservadas al cáliz y la hostia que han sido agregados recientemente al Chimal.

El día 27, unos Cargueros emprenden la tarea de apretar los cables que atan los postes de madera a unos troncos semienterrados y los rocían con mezcal. Otros suben pesados cables hasta la plataforma. Poco a poco, el atrio de la iglesia se va transformando en cubierta de galeón. En la tarde, se procede a adornar el Chimal con todo tipo de frutas y de flores, de caramelos, banderitas, globos, pan, imágenes religiosas y hasta bolsitas de papas fritas, bajo la mirada del San Miguel “original”, protegido por un gran paraguas que la gente hace cola para sostener. Los presentes rocían al Chimal con el contenido de varios garrafones de mezcal, cuyo fuerte olor se mezcla con el de copal y más tarde, con el del incienso del párroco.

A la señal, los Cargueros -más de 15- jalan los cables. El Chimal empieza a deslizarse hacia arriba a lo largo de los postes, lentamente, metro por metro. El armazón se curva peligrosamente, el carrizo chirría. De repente, la ascensión se detiene sin razones aparentes. Después de 10 minutos de tensión, gritos, órdenes y contraordenes, el Chimal reanuda su ascenso, llega a la altura de la plataforma a la cual los Cargueros lo atan rápidamente.

Cuando el cohetero que se encuentra muy a gusto arriba de los postes desde el principio de la tarde, sin el arnés de seguridad que llevan puesto sus tres compañeros de percha, decide bajarse, estalla un concierto de cohetes que llena el atrio de humo y olor a pólvora. Durante dos horas, la “gentecita” se queda parada, muda y feliz frente al Chimal iluminado por la luz dorada del atardecer: no se ha roto el Chimal como ha ocurrido alguna vez en el pasado, se han cumplido todas las obligaciones debidas a San Miguel, un santo “que es bueno y ayuda a todos los que lo veneran; pero que es malo y nefasto con los que se burlan de el”(1).

Según Don Erasmo Sánchez, el Chimal representa el escudo de San Miguel, con el cual protege la comunidad. Pero existen indicios de que el Chimal tiene más significados: el personaje principal de la Danza de la Conquista es el Indio Chimal, el cual proclama: “Adonde quedan los hijos del sol, los muy afamados caballeros a nuestra tierra han entrado con grande atrevimiento de guerra en contra de nosotros. Nuestro dios que adoramos dice… que los tengamos bien prevenidos de pedreros y flecheros”.

La ceremonia del Chimal se realizaba hasta 1987 en el barrio de Tierra Volteada, antes de ser transferida a la puerta del templo. En este lugar, se edificó una capilla de ladrillos. Hemos divisado en los alrededores de San Pedro dos chimales “disidentes”, ninguno de los dos con símbolos cristianos.

Las celebraciones en las capillas o las fiestas católicas representan solamente una parte del calendario religioso local. Los Otomíes siguen realizando numerosos ritos en sitios naturales que consideran como sagrados -cuevas, cerros, ríos y manantiales- y peregrinaciones a la Peña de Bernal, al Cerro Frontón y al Cerro Zamorano al principio del mes de Mayo. El Cerro del Cantón, que domina el pueblo de San Miguel, es otro espacio sagrado. Allí, donde se refugiaron los “Mecos” y mucho más tarde los Cristeros, se celebran ritos tradicionales y también prácticas mágicas.

En el pensamiento otomí, el territorio es más que la tierra donde vive el hombre y que le da sustento, es un espacio mágico-religioso compuesto de sitios sagrados enlazados por caminos de peregrinación. Cuando el Gobierno Mexicano envió el expediente de las capillas-oratorios otomíes-chichimecas a la UNESCO en 2006, incluyó también el territorio donde se edificaron, el cual constituye un paisaje cultural al igual que los Montes Kii en Japón reconocidos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2004.

Cómo visitar las capillas:
Se recomienda visitar en San Miguel Tolimán las capillas de Don Bato, de los Luna, San Diego, Reséndiz, Ndodo Grande y Ndodo Chico; en San Pablo, las de los Ángeles, de San José y de los Roque. Se encuentran otras en el barrio de Casas Viejas en San Pedro, en San Antonio de las Cal y en las rancherías vecinas.

Todas son bonitas desde la más sencilla hasta la más sofisticada; cada una cuenta con algún elemento interesante que la hace diferente. Para visitar el interior de la capilla, se debe investigar si algún vecino tiene las llaves. El Departamento de Turismo de San Pedro da información y contacto para llevar a cabo la visita. Tiene planeado la organización de visitas guiadas a las principales capillas.

Cómo llegar a San Pedro Tolimán:
- En automóvil particular (250 km): En la autopista México-Querétaro, tomar la salida de San Juan del Río en dirección a Ezequiel Montes. En Ezequiel Montes, desviarse a la izquierda en dirección a Bernal y seguir hasta San Pedro Tolimán. San Pablo Tolimán se encuentra unos kilómetros antes de llegar al pueblo. Para ir a San Miguel Tolimán, tomar en San Pedro la dirección de Colón (15 minutos).

- En transporte público: Desde la Central de autobuses de Cien Metros en la Ciudad de México, tomar un camión para Querétaro. Desde la Central de Querétaro, salen camiones (Terminal 4 Flecha Amarilla) para San Pedro Tolimán (2 horas aprox.).

Dónde dormir y comer en San Pedro Tolimán:
Cocina Los Arcos. Hay también puestos en el Jardín frente a la iglesia.
Hotel Los Ángeles, agradable y bien situado, a 50 metros del Jardín. Tel : 01(441) 296 72 43.

En septiembre del 2009, los lugares de memoria y tradiciones vivas de la cultura Otomí - Chichimeca fueron declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

(1) Id, página 121.

Bibliografía:
- Las capillas-oratorios Otomíes de San Miguel Tolimán. Heidi Chemin Bässler.
- Otomíes del semidesierto queretano. CDI.
- Mapa de versos de la danza de San Miguel Arcángel. CDI.
- Persistencia histórico-cultural. San Miguel Tolimán. Aurora Castillo Escalona. Tesis ENAH 1998.
- Inferencia arqueológica de la identidad ñhañu. Nahum de Jesús Noguera Rico. Tesis ENAH. 1994

Referencias:
Secretaría de Turismo de Querétaro.
Municipio de Toliman.
Enciclopedia de los Municipios de México - Tolimán.


Texto Anne Bonnefoy
Fotografía Anne Bonnefoy

Todos los Derechos Reservados © 2009-2017
Última actualización de información: Octubre 2009

Paseo Santa Lucía Ruta Zapata
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2017 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari