Lugares de Mexico
 
 


Celestún

La Ría de los Flamencos
(Estado de Yucatán)

Al oeste de la península de Yucatán se encuentra un pequeño puerto de pescadores que está dentro de la Reserva Especial de la Biósfera, Ría Celestún, una de las reservas más importantes de México por su santuario de flamencos caribeños o rosas; única población conocida en norteamérica dónde tienen su lugar de alimentación y reproducción, además de ser la región para el arribo de muchas otras aves migratorias como albatros, águilas pescadoras, garzas morenas y patos pintos que vienen desde Canadá en los meses de diciembre a marzo.

Celestún -que significa espanto de piedra- es un pequeño pueblo que ha logrado sacar provecho de los recursos de la reserva, principalmente con la abundante pesca ribereña, que ha hecho famoso sus platillos de mariscos, de la sal que extraen de las charcas y recientemente del turismo y sobre todo del eco turismo que llega a conocer estos entornos naturales. Después de recorrer varios minutos la carretera que atraviesa parte de la reserva, de repente se convierte en un puente que cruza el estero, se está llegando a Celestún, es una muy agradable sorpresa ya que se tiene una magnifica vista de la Ría y rompe por completo con la monotonía del camino.

Celestún se fundó con la categoría de pueblo en 1718 pero fue hasta al año de 1918 que pasó a ser cabecera municipal, fue por estas fechas que comenzó su auge al establecerse una hacienda salinera, “Real de Salinas”, llegando a su mayor auge de producción en los años de 1927, pero debido a repetidos temporales que inundaban los campos de extracción de sal, fue que en el año de 1942 se detuvo esta industria, actualmente todavía se extrae sal en los alrededores, pero seguramente no a los niveles de su época de esplendor. El pueblo logró sobrevivir a esta crisis con la pesca, que de forma tradicional maya han logrado colocar a Celestún en el segundo puerto en importancia de Yucatán por la pesca de pulpo tanto para consumo nacional como de exportación, sobre todo para Asia y Japón.

Entre sus monumentos más representativos está el templo de la Purísima Concepción que comenzó a construirse en 1887 y el faro inclinado con 12 metros de altura en el muelle de pescadores. Sus fiestas más importantes son: la de la Purísima Concepción del 1 al 12 de diciembre y el día de la marina, el primero de junio. Sin embargo para cualquier viajero que visite Celestún la naturaleza será un imán que no podrá dejar pasar.

La Reserva Especial de la Biósfera Ría Celestún. Declarada refugio faunístico el 19 de julio de 1979, cuenta con una superficie de 59,139 hectáreas y una longitud de 21 km. conformada por la reserva ecológica estatal el Palmar en Yucatán y la reserva ecológica los Petenes en Campeche, fue en el año de 1989 que se le designó el distintivo de Reserva Especial de la Biósfera, esto significa que es una zona con uno o más ecosistemas que “prácticamente” no han sido alterados por el hombre y donde habitan especies endémicas amenazadas o en peligro de extinción, la diferencia que tiene con las reservas de la biósfera es su tamaño, siendo las reservas especiales un poco más pequeñas. Una de las razones y seguramente la más importante para que se decidiera proteger todo este ecosistema es que constituye el principal hábitat para la alimentación y reproducción del flamenco rosado, ya que en estas aguas muy saladas y de poca profundidad se encuentra un crustáceo (artemia salina) del cual se alimenta y le da su característico color rosado.

Llegando a Celestún por la carretera justo antes de cruzar el puente hay un módulo de guarda parques, de investigación y orientación eco turística donde ofrecen información sobre las diferentes zonas del lugar, cuenta con una gran torre donde se tiene una excelente vista del estero y la reserva, con suerte desde ahí, se pueden ver los flamencos y otras aves a la distancia.

Cruzando el puente del lado izquierdo rumbo a la plaza principal está el embarcadero donde se alquilan los paseos en botes para el recorrer la Ría -ría es el nombre coloquial para decir estero-. También en la playa por el restaurante La Palapa se pueden contratar los servicios a los pescadores para hacer un recorrido un poco más largo a la Ría. Estos paseos incluyen el observar a los flamencos, -siendo la mejor época de marzo a agosto- es importante no acercarse mucho y no hacer ruidos muy fuertes ya que estas aves se asustan con facilidad. Estos paseos incluye también un pasaje entre los bosques de mangles donde sus grandes copas hacen una bóveda enorme de vegetación, el bote baja la velocidad en esta parte para poder escuchar el sonido de las aves a la distancia y poder apreciar más la importancia de este ecosistema. Los mangles que se encuentran en este bosque son el negro, el rojo y los mangles blancos.

Otro de los atractivos de la Ría es el manantial Baldiosera. Es un pequeño camino de madera que se adentra en la reserva y que rodea un ojo de agua, la transparencia de su agua hace un marcado contraste con la exuberante vegetación que la rodea.

El bosque petrificado, es un impresionante paisaje de mangles blancos, que debido a que estos arboles tiene unas raíces muy profundas se mantuvieron en pie después de los fuertes vientos al paso de un huracán, la sal que absorbieron sus raíces y su madera los ha conservado literalmente petrificados. El lugar es muy impresionante ya que después de ver tanta vegetación al llegar a esta zona resaltan los grandes troncos grises, como fantasma de un enorme bosque que desapareció, el suelo es un poco inestable por tanta materia orgánica que lo compone y en algunos puntos puede ser hasta peligroso ya que se comporta como arenas movedizas, si se pone un poco de atención en el lugar es posible ver las huellas de algunos animales como los mapaches que recorren la zona.

Punta Cambalam no está incluido en el recorrido de algunos guías pero es interesante conocerlo ya que se cree que fue un centro de comercio maya, de abastecimiento de sal y otros productos marinos. Aquí es posible ver cientos de pequeñas piezas de cerámica hecha de barro negro -que no se encuentra en la región- esparcidas por toda la playa junto con las conchas y caracoles.

Entre otros de los recorridos en la reserva está el de las salinas, son muy impresionantes para visitar, ya que son grandes extensiones blancas de sal. Se llegan a forman cristales de gran tamaño. En esta zona todavía se extrae la sal de forma tradicional maya.

En los alrededores.
A unos 10 kilómetros de Celestún puerto y tan solo a 4 kilómetros de la zona núcleo de la reserva, recorriendo un camino de tercería que pasa por salinas y que se adentra en la reserva se encuentra un gran esfuerzo de respeto a la naturaleza y sobre todo de labor ecológica. Es el hotel ecológico Xixim Unique Mayan Hotel. Es un hotel que hace un gran esfuerzo por dejar la mínima huella de su presencia y mantener -de la mejor manera posible hasta hoy- el equilibrio entre hotel y el entorno de la reserva. Busca por lo tanto no solo que sus instalaciones causen el menor impacto ambiental, si no también de hacer consciencia en todos sus huéspedes de lo que significa realmente hacer un turismo ecológico. Esto es que los viajeros aprendan del lugar y sus recursos naturales durante su visita, para ello el hotel cuenta con una biblioteca y videoteca con material relacionado a los lugares cercanos y a donde se organizan visitas guiadas. Asimismo tiene dos senderos representativos que ilustran muy bien como es el entorno, además de alentar al viajero para apreciar la biodiversidad del lugar.

- El sendero Aguada Taché de 900 metros muestra la gran diversidad de vegetación que hay en estas dunas costeras así como los mangles que rodean las salinas.
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Mapa de Celestún Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

- El Temible Chechem de 600 metros muestra un árbol típico de la península que es bastante temido ya que su sabia es tóxica causando una fuerte irritación al tacto. Estos recorridos son excelentes para observar aves y sobre todo, si se quiere aprender un poco más de la importancia de este ecosistema con un poco de aventura, es muy importante no olvidar ponerse un buen repelente biodegradable de insectos ya que en la temporada de julio y agosto hay millones de mosquitos. Cabe mencionar que el hotel tiene varias excursiones guiadas con un guía local que son muy recomendables e interesantes.

El hotel tiene 13 años como proyecto y 11 funcionando, siempre buscando dejar la menor huella de su presencia, por ejemplo: desde las cabañas que de forma tradicional maya y construidas con materiales locales se mantiene frescas sin necesidad de aire acondicionado, además de que se mimetizan perfectamente con el entorno. Con el tratamiento de sus aguas residuales, con el ahorro de energía eléctrica y próximamente con captación de energía solar, con sus hortalizas orgánicas que surten al restaurante y con sus playas y áreas verdes que han conservado la biodiversidad de la vegetación local. Es muy sencillo ver el éxito de todos estos esfuerzos al apreciar el silencio que hay entre las cabañas y ver que los pájaros andan entre las instalaciones del hotel así como algunos mapaches, tejones e iguanas, por la noche es posible ver miles de luciérnagas que andan por las dunas costeras llegando a confundirse con estrellas fugaces en el cielo estrellado. Parte del concepto de hotel ecológico es consumir de forma sustentable los recursos de la zona fomentando así una economía local, ya sea en alimentos como en materiales y artesanías.

Si uno está curioso de poder conocer todas sus instalaciones y que le expliquen todo lo que el hotel hace, únicamente hay que pedirlo en la recepción. Fue en este recorrido donde nos explicaron todo el esfuerzo que hace el hotel para recuperar la palmera originaria de la zona la palmera alta del golfo que alcanza entre 10 y 15 metros de altura. A finales de los setentas se abrieron los primeros campos de golf en Cancún introduciendo un tipo de pasto que no fue originario de la península y que por lo tanto trajo un virus -el amarillamiento letal- que portado por el insecto "la chicharrita" -cigarra- infecto todas las palmeras de Quintana Roo.

Pero el peor daño fue a principios de los ochentas cuando llegó el huracán Gilberto que esparció toda la enfermedad a toda la península exterminando prácticamente esta palmera.

Hay que resaltar que los estados de Yucatán y Tabasco ocupaban el cuarto lugar mundial en la producción de derivados del coco de estas palmeras dando trabajo a miles de personas y que por la falta de responsabilidad y visión se perdieron todas estas extensiones de palmeras y de fuentes de trabajo. Actualmente se está sembrando una palmera llamada enano malayo que es resistente al virus, pero que sin duda no tiene la presencia de los grandes cocoteros.

Por lo tanto es un alivio saber que este hotel trata de recuperar esta palmera al rescatar y cuidar algunas semillas. Con la premisa de conservar el entorno original, el hotel cuida todos sus jardines y áreas verdes con la vegetación local y no con pastos o plantas externas que requieren de mucho mantenimiento, cuidado y por lo tanto energía y recursos.

La Playa Ximxim.
Ximxim -que en maya significa concha- y como su nombre refiere está playa está llena de conchas y caracoles, debo de compartir que hace mucho años que no veía un playa que tuviera tantas conchas caracoles y estrellas de mar, es una playa realmente excepcional ya que por encontrarse dentro de la reserva conserva muy bien su estado silvestre y natural, al caminar sólo unos minutos por ella se pierde toda referencia de civilización. El mar es de color verde esmeralda, muy tranquilo y poco profundo en donde puedes caminar varios metros sin que el agua rebase la cintura.

En los atardeceres es posible ver cientos de peces brincando en la orilla de la playa, así como grandes parvadas de pelícanos y cormoranes sobrevolando las olas.

Cómo visitar la zona:
Es muy importante para poder conservar este lugar, que todos lo cuidemos, el hotel Eco Paraíso hace referencia a esto al pedirnos y con toda razón no llevarnos nada del lugar, ni una concha ni caracol, ya que el verdadero sentido del viajero ecológico es no dejar huella de su presencia en el lugar, lo que si podemos llevarnos son cientos de fotografías que tomemos del lugar. También hay que usar tanto repelentes de insectos como protectores solares que sean biodegradables para que sea mínimo su impacto y que no afecte la vida de los esteros y del mar. En los senderos o caminatas hay que llevar agua y un sombrero para evitar la deshidratación.

En el Puerto de Celestún no hay servicios bancarios para disponer de efectivo, así que es recomendable llegar con suficiente dinero en efectivo, el hotel Xixim Unique Mayan Hotel acepta afortunadamente tarjetas de crédito.

Cómo llegar:
- En auto desde la ciudad de Mérida es aproximadamente hora y media. Saliendo al sur de Mérida con dirección a Umán seguir los señalamientos a la ruta a Kinchil y después Celestún.

- En autobús de la terminal en Mérida que está ubicada en el centro de la ciudad, salen Autobuses Oriente con recorridos cada hora desde las 6 de la mañana hasta las 8 de la noche, el viaje dura aproximadamente 2 horas.

Dónde comer y dormir:
Recomendamos el hotel Xixim Unique Mayan Hotel para poder tener una verdadera experiencia de eco turismo y sobre todo saber que estamos afectando en lo mínimo este frágil ecosistema.

De la plaza principal de Celestún hacia la playa buscar la calle 12, dar vuelta a la derecha y recorrer aproximadamente 10 kilómetros, hay señalamientos al hotel. info@hotelxixim.com
Teléfono: (01-988) 916 21 00 / (01-55) 51 35 13 39

Para comer recomendamos los restaurantes la Playita, la Boya y la Palapa, este último ubicado frente al mar. Tel: 01(988) 916-2063 en todos la especialidad de la zona son los mariscos.

En el restaurante del hotel Xixim Unique Mayan Hotel recomendamos la crema de chaya que es una planta muy típica de la región, también se prepara en agua siendo muy refrescante y nutritiva. El pescado asado a la salsa de tamarindo y en general todos los platillos de mariscos son excelentes.

Referencia:
Secretaría de Turismo de Yucatán.
Xixim Unique Mayan Hotel

Instituto Nacional de Ecología.
Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas - CONAP.
Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales - SEMARNAT.
Grupo Alca - Productos YA! Biodegradables.

Texto Ernesto Durand
Fotografía Ernesto Durand

Todos los Derechos Reservados © 2008-2017
Última actualización de información: Diciembre 2008

Ruta Zapata Salamanca
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2017 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari